Buscar
PANC
Publicado: Domingo, 12 de mayo de 2013

Estelle Martineau


Estelle Martineau (Ch teauroux, Francia, 1977). Luego de realizar estudios de literatura en la universidad de Nantes (licenciatura en Letras Modernas, opción Teatro) trabaja varios años como actriz de teatro independiente en compañías (compagnie du pont neuf, compagnie des contes rebours,) de Nantes y Paris.


En 2007, después de su presentación del monólogo de "Blanche Aurore Céleste" de No lle Renaude en Paris, se va a vivir a Guadalajara, México, donde aprende el español y empieza una serie de traducciones a nivel docente (La danza en la educación de Manuel Arreola Rubio). En octubre del 2010 abre en esta ciudad un centro cultural educativo "Le Moulin des Arts", que propone varias actividades culturales (música, danza, teatro, pintura, idiomas) y donde enseña inglés y francés. Escribe desde los 15 años.

Poemas de Estelle Martineau




LENGUAJES

Los lenguajes se mezclan en el aire caliente
Pero conservan su sentido
Y en este extraño baile
Se distinguen los ecos
Quien en espirales trascendentes
Me envuelven en una fina cobija
Frágil, ligera y tambaleante
Llena de suaves aperturas:
Ventanillas refrescantes y puras
Que alegran mi alma
Que derrumban las paredes
Y me soplan el encanto
De un nuevo mundo
Color Sombrero


***



INFANCIA

Al llegar odas alegres
Escapándose de los pinos y malezas
Corrían en sinfonía feliz
En mi corazón infantil:
Era el anuncio de promesas
De tesoros ajigoleados de travesura
Donde mi brío podía elevarse jubiloso
En las alturas verdosas donde el pájaro se ríe
Luego la grande llave crujiendo
Giraba en la vieja cerradura
Gastada por el tiempo
La cerca se emparejaba lentamente
Sobre el paraíso de la naturaleza
Sobre las hojas de reflejos de plata
Sobre los aromas del verano apoplético
Sobre la libertad salvaje
De los niños inquietos
Al fin libres de andar brincando

***



ESCONDITES

Debajo de la luna voyerista
Me deslizo como lombriz
Su luz clara se refleja en el agua
La bella es pálida, cristal brillante
Luego se hace vidente
Y me escondo, fugaz
Entre los follajes abundantes
Entre las hierbas danzarinas
Y las fragancias en olas
Pero sus esquirlas de leche
Suavemente se deslizan
No dejan ningún escondite
Descubriéndome, sonriente, desnuda
Revelada y conmovida

***

LLUEVE

Llueve gente en el pavimento mojado
Sus tacones chisporrotean en el olor lleno
De la jornada completada
Llueve gente en el pavimento mojado
Y se miran, cansados, sin odio
Formando un ancho charco humano
Llueve gente en mis ojos sorprendidos
De sus miradas lavadas, usadas, pálidas,
Burbujas traslucidas e irisadas
Llueve ojos como gotas nacaradas
Reflejos de almas en el piso indiferente
Y esa masa de cuerpos soberana
Se esparza y se dispersa, aritmada.
Llueve sombras en las galerías subterráneas,
Y su silencio hace demasiado ruido.

***

LA HORA LILA

En la cama de los cielos
Se esparce un sueño maravilloso
Blanco con pájaros azules
Donde trotan a veces algunos ojos
Que se estancian. Una estrella
Verde, una sonrisa gris gato
Que se estira como un chal
Que se desgarra como un velo
Y que nos da risa, ahí abajo
A veces la luna encantadora
Cosquillea de una pestaña ciega
El alba escarlata enamorada
De un rayo de sol perdido.
Se sonroja un poco, pero el águila
De los cielos calla esas dos grúas
Y arranca el astro de su alcoba
A la hora de la Hora Lila

***

LA DISPUTA

Infinita grandeza, infinita pequeñez
Infinitamente humano
Error del hermetismo jubiloso
Monólogos vanos
Planos apilables de diálogos incomprendidos
Justezas de teoría
De ángulos divergentes, turgentes
Aunque Zidenticos
Idénticamente cortantes
En la seguridad lubrica
De nuestro contentamiento
Incomprensión del infinitamente humano
Incomprensión del humano, infinitamente?

***



GITANO

La esfera corre en el tejado
De lámina, entre los largos gatos
Rubios que acarician los dedos
Esbeltos del sol que se ahoga,
Y luego en el horizonte
Se ilumina el cielo
Despacito se levanta la canción
Del músico escarlata:
Canta una melodía calmante
Que los grillos conocen
Una melodía que pastan
Los borregos blancos volantes

***



OPERA DE OCTUBRE

Un cielo de esmalte se estira como un suéter sobre el ballet principiante de las hojas rojas y
Doradas
En la tierra estrellas opacas y muertas brillan, inmóviles protegidas del viento.
Los tentáculos vegetales mudan siguiente los corrientes y forman un valse de autumno lánguida como
Un tango lento.
Luego un concierto ronco despega de las gargantas húmedas en el silencio salpicado.
El autumno esta a nuestros pies.
Susurro de agua.
Fricción de aire.
Vuelo decadente de las
Mariposas verdes
Sin alma.
El tiempo cojea. Arrastra su pie zambo en
La ruta deshuesada
De la bóveda inmaculada se desprende el cabello pelirrojo del autumno.
Caída vertiginosa. Embriaguez del vacío. Risas
Ligeras que tiemblan en las ramas
El viento vence.
Los sonidos suben.
Los cuellos tosan y pujan el aire girando de la opera de octubre.

Preguntas, sugerencias y colaboraciones enviar al correo-e:     pcnetinfo@panoramacultural.net